Crónica de una cuarentena

cuarentena - eninternet.org

Día 20

Amanece otro clon de ayer y viendo la que está cayendo casi es de agradecer.

En España los enfermos siguen muriendo de 1.000 en 1.000 mientras se rebusca en cada estadística un pico de infectados al que ni se le ve ni se le espera. (Salvo que seas político)

Nuestro Gobierno (el de todos los Españoles) sigue a por uvas, o, lo que es peor, siguen trabajando «mucho» sin ningún resultado aparente.

No se a ciencia cierta si el mal mayor es la estupidez o la ineptitud, aunque leyendo todos los despropósitos cometidos, lo más probable sea una mezcla de ambas.

Pues a mi no me ha cambiado mucho la vida.
Respeto
Creo que han confundido Crizada con cuarentena
Como cambian las prioridades. ¿Qué os pasa con el j0d1d0 papel higiénico?
Ya no se como decírtelo
Amigos en cuarentena
Manteniendo la distancia de seguridad

Día 19

Día 19 de cuarentena, nuestros políticos y/o sus marionetas, siguen insistiendo en que todo va según lo previsto … si me lo creyera me daría pavor pensar que un Gobierno pueda haber previsto tamaño descontrol e inutilidad en cada una de sus acciones.

Desgraciadamente, hace ya mucho que no me creo nada que provenga de la clase política. Decía un filósofo cuyo nombre mi mente ha preferido olvidar que el ser humano miente por naturaleza. Si es así, los políticos son tremendamente humanos y poseen una condición natural treméndamente exacerbada.

En otro orden de cosas, algunos de vosotros, queridos lectores, me habéis escrito para comentar que no puedo ser tan antisocial como expongo en mis textos. Bien, tenéis razón, no todo es así, en realidad cuando escribo suavizo bastante mi personalidad para adaptarla, aunque sea minimamente, a un código de conducta permitido por la sociedad.

Crónica de una cuarentena
Sr. Agente, no estoy pisando la calle.
Cariñoooo ya he vuelto del superrrr
Con la estrella a medio construir y Padme me manda a por zumo, manda hu3v0is
Este no es Español, eso seguro
Él tampoco
Ella si lo es
Ni en la cuarentena pillo …
NYC en cuarentena

Día 18

Crónica de una cuarentena.

Hay gente que se está volviendo medio loca por esto del confinamiento, y hay gente a la que nos están desesperando con sus lamentos por no poder salir. Particularmente, como ya he dicho en alguna ocasión anterior, lo único que extraño es poder dar un paseo tranquilamente a solas con mis perturbados pensamientos.

No obstante me estoy dando cuenta de lo mal acostumbrada que está una parte de la sociedad. Me explico, durante mucho tiempo en distintos lugares de trabajo he podido oir como infinidad de personas hipocritamente se quejaban, las unas de las otras diciendo «tal persona sólo habla con los demás sin dar palo al agua, no como yo que bla bla bla no hago más que trabajar bla bla bla» mientras se afanaban cuidadosamente en llenar su mesa de papeles y parecer estresados continuamente, ya que sin ellos «esto se hunde».

Dado que el 90 % de esta actitud es pura apariencia consolidada en base a largos lustros de aparentar y cimentada por largas horas mirando Amazon a escondidas mientras se quejan de cuanto tienen que hacer, me pregunto:

¿A quién dan ahora la chapa máxima? ¿A sus gatos?

Y lo que es más importante

¿Se esconden de ellos mismos para leer el periodico en horas de trabajo?

Por favor, contestadme, la duda me corroe.